Hipermetropía

Ophthalmologist examining boy with slit lamp

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto de refracción, en que las personas afectadas presentan una buena visión de lejos, pero defectuosa de los objetos próximos.

Síntomas

El síntoma más común de la hipermetropía es la visión borrosa de cerca. A veces, especialmente cuando la hipermetropía es leve (menos de 2 dioptrías), las personas pueden compensar este defecto mediante un esfuerzo de acomodación del cristalino, la lente natural dentro del ojo cuya flexibilidad nos permite enfocar a diferentes distancias. Esto puede hacer que no sean conscientes del problema refractivo hasta alrededor de los 40 años, cuando comienzan los síntomas de vista cansada o presbicia.

Otros síntomas frecuentes:

  • Fatiga visual
  • Dolor de cabeza
  • Ojos rojos
  • Picor ocular.

Es importante estar atento en los niños, ya que la hipermetropía no corregida puede ser una causa importante de fracaso escolar o problemas de adaptación. Además, en algunos casos, la hipermetropía infantil no corregida puede provocar estrabismo y ojo vago.

¿Por qué aparece?

La hipermetropía se debe al hecho de que la longitud del ojo es más corta de lo normal, lo que provoca que las imágenes se enfoquen detrás de la retina.

Normalmente, los niños al nacer son hipermétropes, principalmente porque tienen ojos pequeños en proporción a su cuerpo. Con el paso de los años, la hipermetropía tiende a disminuir y suele desaparecer hacia los 8-10 años. Sin embargo, si persiste más allá de esta edad, es probable que el defecto refractivo continúe en la edad adulta.

¿Se puede prevenir?

No se puede prevenir, pero es importante realizar revisiones periódicas, especialmente en los niños, que en muchos casos no presentan síntomas, porque puede ser causa de ambliopía u ojo gandul.

En los adultos ya diagnosticados, también se aconseja realizar revisiones anuales, puesto que se relaciona con la aparición de glaucoma de ángulo estrecho.

Tratamiento

El más habitual es la corrección con gafas o lentes de contacto.

La corrección quirúrgica puede realizarse mediante 2 técnicas:

  • Cirugía láser sobre la córnea en hipermetropías bajas.
  • Cirugía intraocular mediante lentos fáquicas (entre el cristalino y el iris) o pseudofáquicas (extrayendo el cristalino).

Conviene señalar que será necesario realizar un exhaustivo estudio oftalmológico para decidir si el paciente es un buen candidato para la cirugía, y para determinar cuál es la técnica más adecuada.