Catarata

cataracta

¿Qué es la catarata?

La catarata se caracteriza por ser una opacidad en el cristalino, que suele ser naturalmente transparente. Es la pérdida de la transparencia del cristalino lo que afecta la visión del paciente. Cuando el cristalino se opacifica, el paso de la luz a través del ojo se vuelve defectuoso, lo que resulta en una visión borrosa o nublada. Imagina que miras a través de una ventana empañada; eso es similar a cómo se ve el mundo para quienes tienen cataratas.

Es la pérdida de la transparencia del cristalino, que es la lente que se encuentra dentro del ojo, justo por detrás del iris y la pupila. La función de esta lente es dejar pasar los rayos de luz y enfocar las imágenes sobre la retina. Cuando el cristalino se opacifica el paso de la luz es defectuoso y el paciente pierde visión de forma progresiva.

Síntomas

  • Pérdida de visión, generalmente progresiva, durante meses o años.
  • Deslumbramientos, en especial por la noche conduciendo.
  • Visión doble.
  • Cambios bruscos en la graduación con mejora incluso de la visión próxima.
  • Fotofobia o hipersensibilidad a la luz.

¿Se puede prevenir ?

Aunque no se puede prevenir, la detección temprana de las cataratas es posible a trabes de revisiones oftalmológica regulares. Si experimentas  alguno de los síntomas mencionados, es importante acudir a un oftalmólogo para confirmar la existencia de cataratas, evaluar su grado y determinar la necesidad fe intervención quirúrgica. Esta exploración oftalmológica también es esencial para descartar otras enfermedades con síntomas similares, algunas de las cuales podrían tener un pronóstico menos favorable.

¿Por qué aparece?

La edad es la causa más común. Con el envejecimiento, el cristalino pierde gradualmente su transparencia. Se trata de un proceso fisiológico ya que, la catarata no puede ser considerada una enfermedad en sí misma.

Otros factores implicados son:

  • Traumatismos
  • Exposición prolongada a los rayos solares.
  • Inflamaciones intraoculares (uveítis, por ejemplo)
  • Diabetes.
  • Consumo de ciertos fármacos como los esteroides.
  • Genética.

Tratamiento

El único tratamiento efectivo para las cataratas es la cirugía. En general, se recomienda la operación cuando la pérdida de visión afecta las actividades diarias del paciente. No se aconseja esperar hasta tener una pérdida casi total de visión, ya que afectaría significativamente la calidad de vida y aumentaría el riesgo de complicaciones quirúrgicas en casos avanzados.

La facoemulsificación es el método más utilizado, deshaciendo la catarata dentro del ojo y aspirándola. Se reemplaza el cristalino opaco por una lente intraocular artificial. Existen diversos tipos de lentes intraoculares que pueden corregir defectos refractivos previos, como miopía, hipermetropía, astigmatismo e incluso presbicia. Cada paciente requiere un estudio individualizado para determinar la prótesis más adecuada en su caso.