Miopía

miopia

¿Qué es la miopía?

La miopía es un defecto de refracción, en el cual las personas afectadas pueden ver con claridad los objetos situados en distancias próximas (menos de 50 cm), pero no pueden enfocar bien los objetos lejanos.

La miopía se desarrolla porque el ojo miope es más alargado de lo normal, lo que hace que las imágenes se enfoquen por delante de la retina. La predisposición genética juega un papel importante en la aparición de la miopía, ya que existe un fuerte componente hereditario.

Síntomas

La persona miope explica que tiene una excelente visión de objetos próximos, pero una visión borrosa de objetos lejanos. En ocasiones, comenta que para poder enfocar de lejos precisa ajustar o colocar los ojos para ver mejor.

¿Por qué aparece?

El ojo miope es más alargado del normal, y las imágenes se enfocan por ante la retina.

La predisposición genética es un factor mucho a tener en cuenta en la aparición de la miopía, puesto que existe un fuerte componente hereditario.

Tipo de miopía

Se pueden diferenciar dos tipos de miopía:

1. Miopía simple: suele aparecer durante la adolescencia y aumenta hasta que el crecimiento de la persona se detiene. Generalmente, no sobrepasa las 6-7 dioptrías de graduación y la exploración oftalmológica es normal.

2. Miopía magna o alta: suele presentarse desde el nacimiento o la infancia y puede continuar aumentando incluso después de que el crecimiento de la persona se haya detenido hace años.

¿Se puede prevenir?

Habitualmente, se corrige con gafas o lentes de contacto.

Pero es muy importante realizar revisiones con carácter preventivo en 2 tipos de pacientes:

  • Niños con edades por debajo de los 6 años: en muchos casos, no son conscientes que ven mal y existe el riesgo de desarrollar un ojo vago.
  • En personas ya diagnosticadas de miopía magna, es fundamental realizar controles anuales para descartar complicaciones asociadas a la miopía, que en algunos casos no dan sintomatología.

Tratamiento

Habitualmente se corrige la miopía con ojeras o lentillas.

En cuanto a la corrección quirúrgica de la miopía, existen dos técnicas:

  • Las miopías simples se tratan con cirugía láser encima de la córnea.
  • En las miopías magnas, la opción más habitual es el implante de lentes intraoculares fáquicas (entre el cristalino y el iris) o pseudofáquicas (extrayendo el cristalino).

Conviene señalar que será necesario un exhaustivo estudio oftalmológico para decidir si el paciente es un buen candidato a la cirugía y para determinar cuál es la técnica más apropiada