Kleresca

Kleresca

Kleresca® conforma un nuevo tipo de tratamiento lumínico en el cual el paciente únicamente recibe energía fluorescente (FLE), siendo por lo tanto, una terapia no invasiva, no abrasiva y no sistémica (puesto que ningún tipo de molécula es absorbida por la piel).

Las propiedades terapéuticas y efectos biológicos que posee el tratamiento son: efecto antiinflamatorio, normalización de la actividad celular, angiogénesis, efecto bacteriostatico (fundamentalmente sobre P. Acnes) e inductor de la síntesis de colágeno por estimulación del fibroblasto. Sin apenas efectos secundarios, el paciente se incorpora inmediatamente a su rutina diaria tras la sesión de tratamiento.

La energía fluorescente se genera mediante la utilización de un fluoróforo patentado que convierte luz azul de 447 nm en energía fluorescente. Dicha energía fluorescente es continua (emitiendo en la totalidad del rango del 510 a 630 nm) e hiperpulsada, con lo que conseguimos estimular de forma simultánea varias capas de la piel (epidermis, dermis papilar y dermis reticular) durante toda la sesión activa de tratamiento.

 Tras haber terminado la sesión, el paciente se puede reincorporar inmediatamente a su rutina diaria sin tener ningún periodo de recuperación. Otra de las ventajas de Kleresca® es que no se trata de una terapia fotosensibilizante con lo que se puede llevar a cabo durante todo el año (incluso los meses de verano) lo que supone una ventaja frente a la mayoría de tratamientos y sobre todo le permite tener opciones terapéuticas o estéticas en la clínica durante todo el año.

Kleresca® Acné: su efecto terapéutico se centra fundamentalmente en: efecto anti inflamatorio, efecto bacteriostático, normalizador de la actividad celular e inductor de la producción de colágeno. Vamos a tratar tanto acné activo como mejorar las cicatrices que los pacientes puedan presentar, lo cual convierte a Kleresca® en un tratamiento multiactivo y muy completo. Debido a su mecanismo de acción, el tratamiento tiene eficacia en pacientes que sufren de acné con componente inflamatorio a partir de un grado moderado.

El protocolo a pautar varía en función de la severidad del acné, partiendo de 6-8 sesiones para acnés moderados y llegando a 12 sesiones para los acnés más severos, con la posibilidad a día de hoy de combinación con tratamientos sistémicos como isotretinoina y  con 6 sesiones de Kleresca®. 

Kleresca® Rosácea: su efecto terapéutico está centrado fundamentalmente en: efecto anti inflamatorio, angiogénesis (creación de nuevos microcapilares) e inducción de producción de colágeno. Vamos a tratar el eritema/rubor, pápulas/pústulas, sensación de ardor y escozor del paciente y mejorar textura y calidad de la piel (por la inducción de colágeno que se genera). Trataremos pacientes que sufran de rosácea eritematotelangiectásica, papulopustulosa y en el caso de la rosácea fimatosa mejoraremos el componente inflamatorio y el eritema. El protocolo a pautar varía entre 4 y 6 sesiones en función de la severidad de la rosácea.

Con un protocolo ideal de 1 sesión a la semana por 4 semanas para rosáceas moderadas y 1 sesión doble a la semana por 3 semanas para las rosáceas severas.

Kleresca® Skin Rejuvenation: su efecto se centra fundamentalmente en la inducción de la producción de colágeno (llegando hasta un aumento cercano al 400% de la producción de colágeno). Trataremos arrugas finas, reduciremos el tamaño de los poros, mejoraremos la textura/calidad general de la piel dando lugar a una sensación de resplandor, a la par que mejorarán las cicatrices acnéicas que el paciente pueda presentar. El protocolo recomendado es de 4 sesiones, 1 sesión a la semana durante 4 semanas.